CAMINO AL ABISMO

No hay quien entienda el fichaje de Sepúlveda por parte del lidercito

Por una derecha con tres C…

Asistimos al espectáculo de una vida política española realmente degradada, con el prestigio de la clase dirigente por los suelos y en donde el pueblo empieza a perder la mínima fe democrática en sus dirigentes democráticos (al menos en origen).

No es cosa baladí el marco que nos ocupa. Lo que la pituitaria de ese pueblo percibe es que, lo que realmente preocupa a los políticos, es el poder, la mamandurria, la poltrona, el coche oficial, las prebendas y todo lo que ello conlleva en cuanto a nivel de vida y posibilidad de beneficiar a los propios. No hay día en que no aparezca una denuncia acerca del abuso de poder ya sea en gobiernos de derecha o de izquierda. Y sobre cualquier cuestión.

Camino al abismo
Cuando se estira la cuerda en aquellos elementos que son básicos en un sistema democrático –como es el caso actual de nuestro país- se corre el riesgo de caminar directos al abismo y dar posibilidad a los que realmente buscan subvertir en el establecido orden constitucional.

La pólvora del rey
¿Se podrían poner al menos en esto de acuerdo las dos grandes formaciones políticas? Se tiran a degüello por cualquier cosa sin reparar en los daños colaterales que producen, además, de disparar con pólvora del rey, precisamente cuando se llama a rebato para esquilmar los bolsillos de la sufrida y definitiva clase media.

¿Es consciente Rajoy de que juega con fuego?
Nos hemos enterado de que el jefe de la derecha ha confiado a Jesús Sepúlveda alguna responsabilidad en el PP. No hay manera de entender a este lidercito que un día juega a la moderación, otro a soportar a los corruptos y unas horas después se tira al monte.

La derecha social
¡No hay derecho! La derecha social existe, es casi la mitad de la porción del país y tiene todos los argumentos para reivindicar unos dirigentes medianamente presentables. ¿Es tan difícil aceptar que en un partido que tiene casi un millón de militantes hay corruptos como Sepúlveda, Correa, Camps o López Viejo? Pero si es blanco y en botella…

Periodistas independientes
Pero lo fundamental es, sin duda, la fachada general que ofrece el único partido por el que puede pasar la alternativa al socialismo. Una fachada hosca, agrietada, asesina. Si no les defiendes a todo tiempo y en cualquier condición eres un traidor o un felón. Eso se ve con periodistas que por ser independientes y mantener el prurito del sonrojo político no secundan a tipejos como Fabra y sus ex amigos de Moncloa (Aragonés, Timermans), Tamayo, Bárcenas, Sepúlveda, Correa, El Bigotes u otros. Estos tenían grandes amigos entre periodistas que disponen de programas muy bien remunerados en las teles que controla el PP.

Cainita, mala, negra…
Puedo entender –aunque me cueste mucho-a personas como Julio Ariza. Al fin y al cabo Aznar le echó a patadas del PP catalán, pero no lo puedo hacer con esas plumillas sin talento que abrevan tan insistentemente en los pesebres de una derecha cainita, mala, negra e inexportable.

Centro, centrada, capaz
De modo y manera que, por mucho que Zapatero se empeñe en despeñarse por el precipicio, el PP no será creíble, y por lo tanto, no volverá al poder, si antes no hace un ejercicio de humildad y confiese sus pecados ante el confesionario de Rouco o del padre Castillejo. El aznarismo está muerto, aunque no enterrado, y bueno sería que la derecha sociológica que en su mayoría es civilizada desterrara de sus filas a los grupúsculos ultras que se han incrustado en esa formidable organización popular.

Las tres C
Dicho de otra manera que España y sus ciudadanos –más sus votantes-necesitan un PP de CENTRO, CENTRADO Y CAPAZ. Las famosas tres C.

Rebelión en el barco ZP
No son pocos, sino legión, aquellos que recomiendan al presidente dar un golpe de timón y bañarse en la realidad –cruda-española. Run/run de ruido de sables en el Grupo Parlamentario y “barones” que mascullan su decepción por cómo se conduce la gran crisis.

Quintás y los boys de Cebrián
Incluso un personaje tan prudente y taimado como Juan Ramón Quintás, quizá por gallego, se ha atrevido a pedir elecciones generales ya. Y para más colmo de males, hete aquí que llegan los boys de Cebrián a zurrar la badana a un jefe de Gobierno que nunca las ha visto más negras.

Graciano Palomo es periodista y escritor, director de FUNDALIA y editor de IBERCAMPUS.ES
¡Atentos a la pantalla!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: