LA TEORIA DE LA CONSPIRACION CONTRA LAS CUERDAS

Rajoy no ha dejado de mentir sobre Camps desde el seis de febrero
Desde que el pasado 6 de febrero los medios de comunicación destaparan el caso Gürtel, más de 30 dirigentes del Partido Popular se han visto relacionados con esta trama corrupta. A lo largos de estos meses, la Justicia ha imputado al presidente de la Generalitat valenciana, al número dos del PP en esa comunidad además de un ex vicepresidente y un ex alto cargo, un ex consejero madrileño y varios diputados regionales, cuatro alcaldes de los municipios más ricos de Madrid, un ex eurodiputado, su padre, el senador y tesorero nacional del partido y un diputado nacional miembro de la dirección del grupo parlamentario del PP. Sin embargo, hay algo que no ha cambiado: día tras día Rajoy se ha negado a reconocer que el PP está detrás de la trama de Correa y El Bigotes.
Noticias relacionadasRajoy se escuda en el archivo del trajegate para eludir responsabilidades sobre la financiación… Mariano, éstas son las mentiras del presidente valenciano Caso Gürtel: Cerco al PP

La primera vez que Rajoy apareció ante los medios de comunicación para afirmar que “no hay una trama del PP, como algunos pretenden, sino una trama contra el PP” fue el 11 de febrero. Para resucitar la teoría conspirativa, el dirigente conservador se rodeó de toda la cúpula del Partido Popular.

Salir del paso
Lo que Rajoy no podía imaginar entonces es que la prensa no dejaría de publicar nuevas informaciones que demostrarían, entre otras muchas cosas, que el fiscal había implicado a Francisco Camps en la trama al haber recibido varios trajes de regalo de su amigo El Bigotes, o al eurodiputado Gerardo Galeote y al senador Luis Bárcenas por recibir cuantiosas comisiones. “Camps es un dirigente ejemplar”, “todo quedará en nada”, o “lo que se está haciendo es tremendamente injusto, haciendo daño a mucha gente” fueron las frases que Rajoy pronunció para salir del paso.

“Delante o detrás”
Más adelante, días después de que Camps prestara declaración ante el juez José Flors, Rajoy se propuso redimir al presidente del a Generalitat Valenciana. Para ello, el 2 de junio, el PP organizó un acto multitudinario en la Plaza de Toros de Valencia. Rajoy no pudo ser más claro: “Estoy a tu lado, detrás de ti, delante de ti o donde haga falta”.

La pena de Camps
Y tras el mitin de Valencia llegaron más y más declaraciones de apoyo: “Todo el mundo sabemos de qué va esto. Yo creo que Camps ha pagado sus trajes, es absurdo que un presidente de una comunidad pueda venderse por unos trajes”. “Es evidente que Camps lleva cuatro meses pagando una pena mucho mayor. La pena de banquillo es mucho mayor que la de esos 2.500”.

“La Inquisición”
Sin duda, el caso Gürtel dio un vuelco el 3 de agosto. El juez de la Rúa archivó la investigación contra Camps al entender que los regalos que recibió por parte de El Bigotes eran más que legales. Rajoy suspiró aliviado y precipitándose afirmó: “Y ahora, ¿qué digo yo? En realidad quien debería hablar es la Inquisición que hemos vivido aquí”.

La persecución
No obstante, Rajoy era consciente que la Justicia seguía investigando y que no dejarían de aparecer nuevos vínculos entre el PP y la trama corrupta. Quizá por eso, al líder del PP no le quedó otro remedio que denunciar, sin pruebas, que el Gobierno había ordenado espiar a los dirigentes del PP. El nuevo lema a seguir era “es evidente que el Gobierno persigue al PP”.

La realidad
Pero esta semana la realidad ha vuelto a desmentir a Rajoy y Camps. Un informe policial deja claro que la cúpula directiva del PP valenciano montó la trama ilegal para financiar al partido. Así, Ricardo Costa, secretario general del partido, negociaba con El Bigotes pagos en negro mientras cinco constructoras recibían apetitosos contratos de la Generalitat.

Sin excusas
Rajoy, una vez más, lejos de afrontar el problema, se limitó a llamar a Camps y reiterarle su confianza. Después, en la cadena amiga Intereconomía Televisión se escudó en el archivo del trajegate para eludir responsabilidades sobre la financiación ilegal. Sin embargo, en Génova 13 ya nadie duda que Rajoy no podrá seguir desviando la atención mucho tiempo más y que, tarde o temprano, tendrá que reconocer la verdad.

jmgarrido@elplural.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: