CUIDADO DONDE NOS METEMOS

Descarga de melodía para tu teléfono móvil mandando un mensaje SMS a un número de 4 cifras. La descarga te cuesta 1,20 Euros por minuto; la descarga dura dos minutos, pues serán entonces 2,40 Euros.
Resultado Tu factura mensual asciende de repente a 100 Euros más de lo que solías pagar normalmente.

Explicación:

Resulta que al decir “alta” a lo que deseas (descargarte la melodía), te estás dando también de alta SIN TÚ SABERLO a una serie de contratos para que manden a tu número continuos mensajes SMS de publicidad.

Lo mejor de todo es que todos y cada uno de estos mensajes son a cobro revertido, se cargan a tu cuenta aunque tú no abras ninguno o los destruyas sin abrir. Es decir que si te mandan, por ejemplo, diez SMS al día, a razón de 0,30 céntimos cada uno, estás pagando 3 Euros diarios por una cosa que no necesitas, que no has pedido y que no sabes de dónde sale.

Multiplica eso por 30 días que tiene el mes y verás lo que sube…

Colofón grandioso:

Cuando vas a tu compañía a decirles que paren, bloqueen o filtren esa invasión indeseable te dicen que ¡¡¡NO

PUEDEN HACER NADA!!! Ni Telefónica, ni Yoigo, ni Vodafone, ni Orange.

Ninguna compañía puede impedirlo; has sido tú, por pardillo, quien se ha metido en el fregado.

¿Dónde está el impedimento? Muy fácil. Si quien remite esos SMS es, por ejemplo, el número 5559, tú mandas un SMS a ese número que diga “BAJA 5559”, y efectivamente, ese número no vuelve a mandarte nada.

Pero, ¡oh, sorpresa!, al mes siguiente el mismo timador te vuelve a mandar otro montón de SMS a tu costa pero ahora con el número 7784. Y si “matas” ese número, al siguiente mes el remitente es el 4593. y así hasta el infinito.

La gracia es que no puedes demandar a nadie, porque no hay nadie que figure como titular de los mencionados 5559, 7784, 4593, etc.

Reflexión importante:

Tampoco hay que olvidar que ninguna compañía telefónicas se esfuerza NADA DE NADA en parar ese timo porque a ellas, como intermediarias que son en el tráfico telefónico que facturan, el timo les proporciona unas magníficas
ganancias; o sea que tienen un morro que se lo pisan, dicho sea de paso.
Me cuesta creer que con los abrumadores medios tecnológicos de hoy en día sea “imposible” descubrir y eliminar a esos timadores ocultos.
Será imposible para un usuario corriente, ¿pero para una empresa con cara y ojos a nivel profesional?

Solución:

No queda otra que darse de baja de tu número y abrir otro nuevo. Lo cual tampoco es gratis.

Enseñanza moral: (si la hay)

Lo mejor es escarmentar en cabeza ajena y no hacer ninguna operación ni con el móvil ni con el fijo que represente participar en concursos, beneficiarse de gangas, incorpora utilidades infográficas, insertar audio, etc.

Incluso eso tan inocuo que aparece en la pantalla de la TV en pleno partido de fútbol diciendo “Manda antes del final del encuentro un mensaje de móvil al nº .. diciendo tal y tal cosa y ganarás un magnífico coche del modelo ..”, incluso eso es un sacadineros peligrosísimo.

Avisados quedáis, porque quien primero os va a dejar tirados es vuestra propia compañía de teléfonos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: